Egipto busca las cajas negras del avión siniestrado mientras la hipótesis del atentado terrorista se aleja

Ningún grupo violento ha reivindicado la tragedia, que provocó la muerte de 66 personas, como un ataque propio

Egipto anunció este domingo el envío de un submarino en el Mediterráneo con el objetivo de encontrar las cajas negras del avión siniestrado la pasada semana, un hallazgo que pueden ayudar a conocer más detalles sobre la tragedia y su causa. Tanto la hipótesis del accidente como la del atentado terrorista continúan actualmente vigentes, a pesar de que la última pierde importancia.

El presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi ha recordado que «todas las hipótesis son posibles» por el momento. Por su parte, su ministro de la Aviación civil se refirió a la tesis del atentado el día de la catástrofe, aunque desde entonces la ausencia de reivindicación por parte de un grupo terrorista y la emisión de alertas señalando la presencia de humo a bordo del avión, además de los indicios sobre un fallo en su sistema de control, han fortalecido la hipótesis de un accidente provocado por errores técnicos.

El vuelo MS804 cayó en el mar Mediterráneo durante la noche del miércoles al jueves con 66 personas a bordo, 30 egipcios y 15 franceses, después de haber desaparecido súbitamente de la pantalla de los radares.

 

Un avión de la vigilancia marítima francesa «detectó el domingo bastantes objetos flotantes, probablemente vinculados al avión», según señaló un portavoz de la Marina francesa. Por su parte, el Ejército egipcio halló el viernes los primeros restos del aparato, además de otros humanos y objetos personales de los pasajeros, publicando el sábado varias fotografías, como la de una mochila rosa de niño, decorada con mariposas. Precisamente un niño y dos bebés figuran entre las víctimas. Sin embargo, un responsable del minsiterio de Aviación civil afirmó que ningún cuerpo ha sido encontrado por el momento.

Las cajas negras no han sido todavía encontradas. Su búsqueda prosigue en la actualidad, mientras que la hipótesis del atentado terrorista comienza a alejarse. Por el momento, ningún grupo violento ha reivindicado la tragedia como un ataque propio. Además, la hipótesis de la explosión de una bomba, aunque todavía se baraja, ha perdido importancia: el pasado 31 de octubre, la pequeña carga que explotó a bordo de un avión ruso provocó la desintegración instantánea del aparato. Un hecho que no se produjo en esta ocasión.

http://www.abc.es/